La comodidad de Windows. La necesidad de convivir más de un sistema operativo.

Otro mes ha pasado desde que escribí mi último artículo, y no será por la cantidad de cosas que podría aportar, pero encontrar el tiempo, o mejor dicho quererlo encontrar es lo que necesito.

Pero esta situación en la que me encuentro, en la que lo que me falta es el tiempo para escribir y donde el trabajo no deja de salir, tiene otras consecuencias, y entre ellas es la que quiero escribiros.

En la sociedad actual lo importante es que las cosas se hagan lo antes posible con la calidad esperada, y los retrasos son hechos que no queremos tener, así que los atajos, o soluciones válidas son las que cogemos en estos momentos, y para mi Windows se ha convertido en esa solución válida con la que gano tiempo. Antes de continuar quiero indicar que hablo de Windows porque no tengo a mi disposición ninguna solución basada en MAC, igual MAC me aporta la rapidez que encuentro en Windows, pero lo desconozco.

Soy un defensor del Software Libre -este artículo lo escribo en LibreOffice-, un ferviente defensor de Linux -en concreto de Fedora-, pero estoy en un momento vital dónde admito que la versión de Fedora no me está dando las soluciones esperadas.

He tenido la necesidad de conectar una serie de periféricos a mi PC, al mismo tiempo instalar un software para la gestión de unos archivos y la gestión de estos periféricos, y la labor en Fedora ha sido agotadora e infructuosa, y eso que he buscado en foros y más foros.

No voy a decir que no he conseguido soluciones, pero las mismas no han sido lo satisfactorias que hubiera deseado. Así que en un arrebato de necesidad he reinstalado en mi portátil con licencia Windows Vista Home Edition y en menos de dos horas tenía todas mis necesidades cubiertas… no me siento orgulloso pero es una realidad.

Este hecho lo he comentado con compañeros y amigos, unos profesionales, otros en camino de serlo, y otros meros usuarios, y la conclusión que he sacado y que ha sido consensuada es la siguiente:

Linux es un sistema inmejorable para informáticos, sobre todo para programadores.

Es una buena solución profesional en entornos dónde tienes todas las herramientas que necesita el usuario, ya que el sistema es estable, y te garantiza que el usuario no pueda realizar modificaciones, además de llevar asociado un ahorro de costes de licencia.

En entornos domésticos cuando quieres que el usuario no pueda modificar el sistema, no se pueda infectar de virus, el sistema sea estable y siempre que le instales las aplicaciones que le solucionan sus necesidades.

Esto no ocurre cuando eres un profesional/usuario versátil, que necesita tener instalados diferentes softwars para diferentes usos, o cuando cae en tus manos hardware (sobre todo periféricos) de última generación, en ese momento sólo puedes utilizar Windows o MAC.”

Así pues he hecho la solución más estandarizada, he realizado una partición de disco duro y ahora tengo instalados los dos sistemas operativos. Windows ha ganado una batalla, y mal que me pese, ha llegado para quedarse.

Mariano Julián Rochina

Licenciado en Matemáticas por la Universidad de Valencia. Jefe del Servicio de Estadística, Evaluación y Calidad del Ayuntamiento de Alfafar. Profesor de Bioestadística en la Escuela de Enfermería de la Universidad de Valencia.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>