Las frases del verano: “Que mal va internet” y “Ha excedido el volumen de datos”

zahori

 

 

 

 

 

Es sabido que cuando llegan estas fechas veraniegas se establece la disputa por saber cuál va a ser la canción del verano, en mi caso no es una cosa que me importe demasiado, o no mucho más de saber que la voy a escuchar y cantar en las verbenas de los pueblos.

Pero lo que sí que me ha llamado la atención es la extrema dependencia que ha conseguido el servicio de datos que nos ofrecen los operadores en nuestra vida diaria.

Ya no nos llamamos por el móvil, y eso del SMS está desfasado, lo que se hace es tener el grupo de whatsapp, o como mucho en LINE para convocar a todos los amigos para bajarse/subirse a tomar algo fresquito, ir a la piscina, o quedar en general para lo que sea.

¿Pero qué pasa cuando llegamos a ese pueblo de España que carece de una buena cobertura de datos? Pues que nos volvemos zahories, que en lugar de llevar la vara buscando agua, apuntamos el móvil en todas direcciones buscando esa cobertura que nos permita estar online con los amigos. Así, poco a poco, nos van llegando los mensajes de las conversaciones y según la velocidad que tengamos puedes estar opinando sobre un tema que ya se ha cerrado. Y toda esta conversación que a veces se convierte en un sinsentido acaba en el mismo acto de la reunión donde alguien dice: “Que mal va internet.”

Pero aquí no acaba todo, lo siguiente es la peregrinación que realizamos a esos lugares o pueblos que tienen 3G o 4G para actualizar nuestras bandejas de entradas, consultar twitter y compartir el estado de Facebook así como las fotos, o ver ese video que te han enviado y que todavía no has podido descargar. Ese momento es lo más parecido al silencio que se produce en un salón del western americano antes de la pelea. Todos los amigos alrededor de una mesa de bar con los móviles en la mano y esperando esos paquetes de datos como quien espera algo. Se ha convertido en tal el ritual, que hemos establecido el pacto de los 5 minutos que consiste en: No es de mala educación estar con el móvil sin hablar cuando estás en ese punto cardinal con cobertura… Y todo va bien mientras el Giga que tienes contratado no se termina, pero esto acaba sucediendo tarde o temprano. Todos estamos habituados al uso de datos indiscriminados porque tienes acceso a redes WIFI de manera habitual en casa, en la empresa, en la universidad, en el bar… pero en ese pueblecito con 3G o 4G estás tirando de tus megas, ese video de YouTube que antes no era nada, ahora es un cuarto de tu consumo total, y de repente te llega un fatídico SMS de tu operador indicándote que casi has consumido la tarifa de datos, y sin darte cuenta el siguiente, indicándote que ya la has consumido y que tendrá el servicio pero más lento, y segundos después otro que te recuerda que puedes contratar el bono para volver a navegar máxima velocidad… Y si en ese momento alguien salta “He consumido el bono de datos. Se acabó Internet.”

 

Pues esta que es mi realidad veraniega quería compartirla con vosotros y que quien me lea y esté en situación similar me gustaría que compartiera su experiencia.

Un saludo a todos.

Mariano Julián Rochina

Licenciado en Matemáticas por la Universidad de Valencia. Jefe del Servicio de Estadística, Evaluación y Calidad del Ayuntamiento de Alfafar. Profesor de Bioestadística en la Escuela de Enfermería de la Universidad de Valencia.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>