UN PRIMER ACERCAMIENTO A KANBAN

Tablero KanbanHe terminado la lectura de un documento sobre Kaban, publicado por la Universitat Oberta de Catalunya cuyo autor es Marcos Bermejo.

Y he antepuesto esta tarea a otras porque me encuentro ante la necesidad de gestionar proyectos de manera ágil y transparente hacia mis equipos y las personas que me rodean.

Parto del hecho que conozco tengo nociones sobre proyectos de software, su gestión y algunas metodologías, además de estar en equipos multidisciplinares en la universidad que te permiten ver formas de trabajar y copiar lo que te parece bueno ¿para que inventar la rueda?

Pero pese a todo existe una realidad que necesitaba solucionar. Por una parte

  1. Gestionar de manera efectiva el trabajo que realizo en diversos ámbitos y
  2. Ser capaz de gestionarme con el resto de recursos humanos con los que participo. Necesitaba eliminar la sensación que tengo de ser a veces el responsable del CUELLO DE BOTELLA.

Además para mí ver de manera visual como va evolucionando un proyecto me motiva y refuerza la necesidad de llevarlo a cabo, además de permitirme que el entorno sepa de manera directa en qué estoy trabajando para poder gestionarme y gestionar mejor los equipos en los que me encuentro.

No voy a escribir sobre Kanban ya que no soy un especialista en la materia, al contrario soy un neófito que va a empezar a implementarla, así que quien quiera saber algo más que busque en Internet, existe mucha documentación aunque yo me he basado en la que os indicado al principio.

Pero sí que os voy a poner algunas reflexiones por las que me he decidido a llevarlo a cabo.

  • Porque creo que me va permitir saber la capaz que puedo asumir y la que puede asumir los sistemas en los que trabajo.
  • Que se centra en dar resultados, cosa que olvidamos en mis grupos de trabajo. Para nosotros es típico relajarnos en el momento que encontramos la solución al problema.
  • Que se puede implementar en proyectos vivos.
  • Que me/nos obliga a estar constantemente actualizando la realidad.
  • Que no algo rígido, que te obliga a estudiar los pasos del nuevo proyecto, donde estos pueden ser a la hora de tratarlos igual a los anteriores, mejorándolos con nuevas rutinas o que generen algo diferente.
  • La obligación de encontrar los límites.
  • La capacidad de poder hacer que aquellos que te encargan las tareas se deban de gestionar.
  • Ver que se ha cuantificado en un 20% la pérdida de tiempo que se tiene por cada tarea adicional que asumimos.
  • Descubrir el concepto del Trabajador T, de la gestión ágil de proyectos, y del Kaizen (la cultura de la mejora continua).
  • Ver que se pueden establecer métricas y por lo tanto el tratamiento estadístico de los datos para entregarlos a los responsables o simplemente para poder evaluar de manera real los resultados para mejorar y poder gestionar mejor los proyectos futuros.

Nada más, ahora me toca llevarlo a cabo. Esto será seguramente otro post.

Mariano Julián Rochina

Licenciado en Matemáticas por la Universidad de Valencia. Jefe del Servicio de Estadística, Evaluación y Calidad del Ayuntamiento de Alfafar. Profesor de Bioestadística en la Escuela de Enfermería de la Universidad de Valencia.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>